Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El paro de los titulados españoles triplica la media de la OCDE

Los estudios superiores protegen frente al desempleo, pero menos que en otros países

La crisis amplía la brecha de ‘ninis‘ respecto al resto de Europa

pulsa en la foto
Fuente: OCDE

Pablo Padilla, licenciado en Sociología de 25 años, lo ve claro: “En este país solo hay tres salidas aunque te formes: paro, precariedad o exilio”. Ha saltado de un trabajo temporal a otro, normalmente, como encuestador a pie de calle, y encadenando contratos de semanas o pocos meses desde que se licenció. Está en paro, como el 14% de los españoles con estudios terciarios (FP superior y universitarios). El informe Panorama de la Educación 2014 concluye que el desempleo de los titulados españoles triplica la media de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Y apuntala datos como que aumenta la brecha de los jóvenes de 15 a 29 años que ni estudian ni trabajan, los llamados ninis, y que los contratos que firman son más precarios.

“La protección ofrecida por la educación [en España] es menos importante que la de otros países”, señaló este martes Dirk Van Damme, director de Innovación de la OCDE, en la presentación de los datos en Madrid. El estudio, que analiza cifras principalmente de 2012, muestra que uno de cada cuatro jóvenes españoles ni estudia ni trabaja. Es el país europeo con más ninis y encabeza la tabla de la OCDE.

Los universitarios sin empleo ni continuidad en las aulas han aumentado 10 puntos en cuatro años hasta el 23%, según el citado informe. La brecha de los ninis crece desde 2008 en todos los niveles educativos españoles respecto a las medias europea y de la OCDE. Hay más afectados con estudios inferiores a la secundaria (31%), con la ESO y el Bachillerato ya hechos (20%) y entre aquellos con educación terciaria. Casi 1,7 millones de jóvenes españoles de un total de 7,6 millones no tienen empleo ni estudian al filo de cumplir los 30, según datos de Eurostat.

“No es un problema particular de paro juvenil, sino simplemente de paro”, apunta Juan José Dolado, experto en mercado laboral y profesor del Instituto Universitario Europeo de Florencia. Las peculiaridades de la crisis en España —con las altas tasas de paro, un 50% de desempleo juvenil y el estallido de la burbuja inmobiliaria— explican mejor las cifras que ninguna variable educativa, considera este experto. “Seguimos con un mercado de trabajo enfermizo, con contratos de cinco días a los que siguen semanas sin empleo”, añade.

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, quiso quitar hierro al aumento de los ninis que constata el informe. El porcentaje “no es el dato más importante” del estudio, según el ministro. Wert explicó que ahora hay más jóvenes que ni estudian ni trabajan porque están en la población activa sin emplearse “a diferencia de lo que sucedía en años anteriores, en que había un abandono escolar mayor que ahora, pero se encontraban empleos de baja cualificación”, según las declaraciones recogidas por Europa Press. Wert animó a sensibilizar a la sociedad de que “cada vez es más importante adquirir una buena formación como garantía de empleabilidad” para evitar lo que calificó de “fenómenos de desánimo”: el 7% de esos jóvenes engrosan la llamada poblacion inactiva: ni estudian ni trabajan ni están buscando empleo.

 ATLAS

El informe subraya “la alta tasa de temporalidad” del empleo de los jóvenes españoles que “a menudo intercalan contratos temporales de corta duración con periodos de desempleo”. El 61,4% de los contratros a trabajadores de 15 a 24 años son temporales, según un estudio del Instituto de la Juventud. Más de la mitad de los que están empleados a tiempo parcial desearía trabajar más horas, añade la OCDE. “Si hubiera tenido jornadas de 40 horas semanales, mi sueldo estaría por encima del salario mínimo interprofesional, pero eso no pasa”, lamenta el titulado Padilla.

Florentino Felgueroso, investigador de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), considera que la Administración española no ha hecho esfuerzos suficientes para que los jóvenes con poca cualificación que se apuntaron a los empleos poco cualificados en la época de bonanza volviesen al sistema educativo con la crisis. “El sistema educativo debería de haber aprovechado para formar mejor a los que quedaron fuera por la burbuja inmobiliaria", explica. Augura que el porcentaje de ninis ha tocado techo, pero no por las políticas educativas. Lo achaca a la bajada demográfica —hay casi 600.000 jóvenes menos desde 2011— y a la propia reflexión de los afectados: “Han visto que el futuro está complicado y deciden pasar más tiempo formándose”. 

Seguimos teniendo un mercado de trabajo enfermizo, con contratos de cinco días a los que siguen semanas sin empleo

Juan José Dolado, experto en mercado laboral

Buscando salidas en la FP

El ministro José Ignacio Wert consideró este martes que el aumento de los ninisno es uno de los datos principales del informe de la OCDE. Pero la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, cree que este dato “sigue siendo uno de los principales problemas del sistema educativo”. Lo considera un “elemento de inequidad” que puede afectar “a las familias con los ingresos más bajos”. El representante de la OCDE, Dirk Van Damme, añadió  que la mejor fórmula para dar un vuelco a esos datos “es tener un camino de FP atractivo ara los no interesados en la educación más académica”.

La reforma educativa, la llamada ley Wert, se estrena este año en las aulas con la nueva Formación Profesional Básica. Está dirigida a los estudiantes con más dificultades para acabar la educación obligatoria, que hasta ahora cursaban los llamados Programas de Cualificación Profesional Inicial. “Intentaremos que sea una nueva vía atractiva para los que no quieren estudiar”, indicó ayer Gomendio. La FP Básica arranca este curso entre las críticas de la asociación de directores de los institutos por la “premura” en la implantación y l consejo de la confederación de asociaciones de padres de alumnos de la pública (CEAPA), que aconseja a las familias que no matriculen a sus hijos en estos ciclos.

La Generalitat de Cataluña acaba de aprobar un proyecto de ley de Formación Profesional que ensambla la FP con la formación ocupacional y continua, hasta ahora gestionada por consejerías diferentes. Enseñanza y el de Empresa y Empleo han trabajado juntas en esta normativa que propone que los centros educativos que imparten FP también puedan acoger cursos para parados o de reciclaje para profesionales en activo.

Más información