Selecciona Edición
Iniciar sesión

Estados Unidos ampliará su plan de respuesta al ébola en África

El presidente Obama pedirá 88 millones de euros para luchar contra la epidemia

La Unión Europea admite haber actuado con retraso en la lucha contra el virus

Ampliar foto
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en Washington. AP

Estados Unidos está listo para expandir su ayuda a las naciones afectadas por el ébola con el envío de más recursos económicos y de infraestructuras médicas que impidan un mayor avance del virus, que ha causado 2.400 muertes de 4.784 contagiados. El presidente Barack Obama tiene previsto visitar este martes el Centro de Control de Enfermedades (CDC), en Atlanta, donde anunciará una "ofensiva" que aumentaría la implicación de su país.

Según adelantaron fuentes consultadas por el diario The Wall Street Journal, Obama va a insistir al Congreso para que apruebe su petición de 88 millones de dólares —68 millones de euros— para financiar su proyecto. El plan incluiría, como ya había planteado la Administración, el envío de médicos y especialistas a la zona, así como de hospitales de campaña y otras infraestructuras necesarias para suplir las graves carencias de los países, que serían proporcionadas por el Ejército estadounidense.

Obama aseguró hace una semana que Estados Unidos está dispuesto a liderar la respuesta internacional a la expansión del ébola y justificó su implicación en que la epidemia constituye una amenaza para la seguridad nacional del país. En declaraciones al Journal, una de sus asesoras en la lucha contra el terrorismo afirma que Estados Unidos ha invertido muchos recursos en la lucha contra la enfermedad, pero que el presidente quiere que se amplíen "aún más".

Obama recibió una carta de la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, en la que le pide el envío "urgente" de ayuda. La mandataria, que ha asegurado que los centros de tratamiento del virus del país están completos y que las autoridades sanitarias se están viendo obligadas a enviar a gente a sus casas, le insta a construir y dirigir al menos una unidad de tratamiento de ébola en Monrovia, la capital.

Hasta el momento ha enviado a un centenar de especialistas del CDC a los países más afectados —Liberia, Sierra Leona y Guinea— para estudiar la evolución de la epidemia y ayudar a las autoridades locales a luchar contra ella. Se espera que Obama ofrezca también una estrategia para lograr más apoyos entre la comunidad internacional, para lo que también hará campaña en la próxima reunión plenaria en Naciones Unidas.

Bruselas, en cambio, hizo por primera vez una autocrítica sobre su actuación respecto a la epidemia. "Hemos actuado con retraso. Cuando llegaron las primeras señales de alarma, la comunidad internacional tardó tiempo en prestar atención y se han perdido unas semanas muy valiosas", subrayó la comisaria europea de Cooperación Internacional, Kristalina Georgieva, al término de una reunión con expertos de los 28 Estados miembros, de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de Médicos Sin Fronteras para definir un marco de respuesta común.

En el encuentro, los Veintiocho acordaron el desarrollo de un mecanismo único para coordinar futuras evacuaciones de personal sanitario y de cooperantes europeos en las zonas afectadas por el virus e hicieron un llamamiento para que la respuesta sea el aislamiento de la enfermedad "y no de los países".

En las últimas semanas, fuentes cercanas a la Comisión Europea han expresado su rechazo a la suspensión de las rutas aéreas que conectan los países más afectados con Europa (Air France ha cancelado sus conexiones con Sierra Leona y British Airways ha hecho lo propio con sus vuelos a Sierra Leona y Liberia). "Con estas acciones solo se consigue aislar a los países más golpeados por el ébola", remarcan.

El Ejecutivo comunitario ha comprometido 150 millones de euros en ayudas y España, un millón a través de la OMS y varias ONG internacionales que trabajan en los países más afectados.

ampliar foto
Piebalgs, comisario de Desarollo, y Georgieva, de Asuntos Humanitarios. EFE