Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP cierra la puerta al pacto educativo

Cospedal justifica la negativa en que el Gobierno no ha querido cambiar un modelo "fracasado"

La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, ha asegurado hoy que el Pacto de Estado por la Educación propuesto por el departamento que dirige Ángel Gabilondo no es posible porque el Ejecutivo "no ha querido cambiar un modelo educativo fracasado". Cospedal ha subrayado que el PP "ha trabajado muy duramente" para alcanzar un acuerdo, pero no ha concretado cuáles habrían sido esas cesiones o acercamientos.

"Nuestro país no puede mantenerse con el mismo modelo, responsable del 30% del fracaso escolar", ha señalado. "El modelo del Gobierno es más de lo mismo: ningún cambio en lo esencial, no garantiza la enseñanza del castellano, que para nosotros es la base más importante para garantizar la igualdad; tampoco recoge un sistema de vertebración con enseñanzas comunes, ni la existencia de cuerpos nacionales de educación", ha precisado. "En el documento no apreciamos actitud de cambio ni vocación reformadora, sino un auténtico blindaje del modelo educativo actual", ha insistido.

La secretaria general del PP ha dicho que su partido es "muy capaz" de llegar a un consenso "cuando las medidas van enfocadas a la mejora del país", pero que en este caso el Gobierno "no ha querido variar su posición" y, por tanto, la responsabilidad última sobre el acuerdo "la tiene el Ejecutivo y no la oposición".

Acompañada de los portavoces de Educación del PP en el Congreso y en el Senado, Juan Antonio Gómez Trinidad y Adolfo Abejón, respectivamente, y de los seis consejeros autonómicos del PP del ramo, Cospedal ha comparecido ante los medios tras reunirse esta mañana por espacio de media hora con el ministro de Educación en el que es el día decisivo para el pacto educativo después de nueve meses de negociaciones oficiales.

Hoy termina el plazo dado por Gabilondo a todos los partidos, las comunidades y los sectores sociales y educativos para que digan si apoyan o no el texto final presentado hace 15 días.

Desde hace meses, el PP se ha venido quejando de que sus principales exigencias no estaban recogidas en la propuesta del ministerio, y son las siguientes:

- Libertad de enseñanza. El PP quiere que la creación de colegios concertados no sea una decisión del Gobierno de cada comunidad, según sus necesidades y su planificación, sino que, por ley, cualquier colegio privado, si tiene demanda, sea subvencionado. El texto de Educación sólo habla de dar toda la información a los padres para que puedan elegir. El texto aboga por "favorecer la libertad de elección de las familias, en el marco de la programación general de la enseñanza que realizan las administraciones educativas, facilitándoles una adecuada información sobre los proyectos educativos de cada uno de los centros públicos y privados concertados".

- Enseñanzas comunes. El PP reclama garantizar unos contenidos comunes mínimos en todas las comunidades para vertebrar el sistema. El texto hace una referencia general: "En la Educación Secundaria Obligatoria hemos de garantizar tanto las enseñanzas comunes a todos los estudiantes, con el fin de conseguir la adquisición de las competencias básicas, como ofrecer una oferta más diversificada al final de la etapa para responder a las diferentes motivaciones, intereses y necesidades del alumnado con el fin de que puedan continuar los estudios postobligatorios de bachillerato o formación profesional de grado medio".

- El castellano. El PP quiere que la enseñanza en castellano en las comunidades bilingües sea impartido "en pie de igualdad". El documento dice, con un texto muy parecido al de la ley aprobada por el PP (LOCE), que en esas comunidades los alumnos deben terminar la ESO dominando perfectamente ambas lenguas.