Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento malagueño de Coín prohíbe el velo integral

El consistorio saca adelante la medida con el apoyo de PSOE, PA y PP, y se convierte en la primera localidad fuera de Cataluña en regular el 'burka'

Coín (21.886 habitantes) se ha convertido esta mañana en el primer municipio andaluz en regular la prohibición del burka y el niqab (velos islámicos que cubren el rostro) en edificios y equipamientos públicos, en los que entrarían dependencias municipales, centros de salud o instalaciones deportivas. La medida se ha aprobado durante un pleno ordinario con los votos a favor de 19 de los 21 concejales que forman la corporación, gobernada por el Partido Socialista y el Partido Andalucista.

La portavoz del PSOE y edil de Igualdad, Inmaculada Agüera, ha incidido en que el velo islámico "atenta contra la dignidad de la mujer y la convierte en invisible" y ha defendido la medida para erradicar el "trato desigual" de la mujer frente al hombre en los espacios públicos. Según Agüera, en el municipio hay al menos tres casos de mujeres que usan el burka y viven recluidas en sus domicilios porque no las dejan salir.

El alcalde Gabriel Clavijo, del PSOE, ha negado cualquier pretensión de notoriedad. "La Asociación de mujeres marroquíes ha sido quien lo ha detectado y quien nos lo ha pedido. Desde 2007 se están haciendo actuaciones con población inmigrante y hemos pasado a una afluencia masiva, a tener problemas", ha explicado durante el pleno.

La moción aprobada da vía libre a la redacción de una ordenanza que prohíba el uso del velo islámico en el municipio. La han apoyado los ediles del PSOE (10) y PA (2), firmantes de la moción y socios de gobierno, el Partido Popular (5), la formación independiente Alternativa Ciudadana Coineña (1), y un edil no adscrito. El único concejal de IU del municipio, Francisco José Enriquez Llagas, ha votado en contra después de considerar que se trata de un acto "represivo" que "criminaliza una cultura". El edil de Agrupación Coineña se ha abstenido.