Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El riesgo cardiovascular se reduce a la mitad al año de dejar el tabaco

El efecto es mucho más rápido que en el cáncer, cuyo peligro tarda décadas en desaparecer

Nadie duda ya que dejar de fumar es bueno para la salud. Pero mientras el efecto en el cáncer de pulmón no desaparece hasta los 20 o más años, en las enfermedades cardiovasculares es mucho más rápido: al año el riesgo se reduce un 50%, según la Sociedad Española de Hipertensión. A los tres años, no hay diferencia.

De hecho, en países con leyes antitabaco como la española ya se ha visto el efecto en los ingresos en urgencias por infartos. También en Cataluña, la comunidad que mejor implantó la ley anterior, se vio ese efecto.

"Dejar de fumar provoca sólo ventajas: reduce el riesgo de presión arterial, los espasmos, las enfermedades coronarias y previene la aparición de tumores pulmonares", explica el doctor José Luis Rodicio, presidente en funciones de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA).