Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cien directores del CSIC advierten de la paralización de la actividad en semanas

En una carta, los responsables de los centros denuncian la asfixia económica que padecen

Se desincentiva a los investigadores que aportan fondos, dice otro grupo de jefes

Un centenar de directores de centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han remitido este viernes una carta a la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, en la que le trasladan que sus fondos "no alcanzan para llegar a fin de año" lo que "va a provocar la paralización gradual de la actividad investigadora a final de este mes de julio". Por ello, le piden que transmita esta situación al Gobierno para que dote de recursos financieros suficientes al principal organismo investigador del país.

En el escrito, los responsables de los institutos de investigación -100 de los 135 existentes- advierten de que hay centros en los que la parálisis de los proyectos irá acompañada "del cierre físico de las instalaciones". Y añaden su "profunda preocupación y tristeza por la imposibilidad de mantener los compromisos científicos adquiridos por el personal investigador con las partidas presupuestarias existentes emanadas de los ajustes contables que nos ha presentado el actual equipo de presidencia del CSIC".

El Gobierno solo ha asegurado 75 millones de euros para cubrir los 102 millones en números rojos que se esperan para finales de 2013. Ante la falta de una suficiente inyección de fondos por parte del Ejecutivo, la dirección del CSIC ha optado por echar mano del dinero obtenido de los proyectos de investigación y de los ahorros de los científicos (los remanentes). Como parte de esta decisión, se fijaron nuevos criterios de ejecución del gasto para el segundo semestre de 2013.

Los investigadores que suscriben la carta señalan que "ni priorizando los gastos" como indican estas instrucciones podrán alcanzar el final del ejercicio. Además, consideran que la situación para garantizar el funcionamiento del CSIC no pasa por el uso de los fondos de los institutos, sino en "aumentar urgentemente la dotación [económica] por parte del Ministerio de Economía y Competitividad y en devolver a los institutos su facultad de gestionar los recursos que han sido capaces de generar".

Los firmantes destacan que la responsabilidad de la “difícil” coyuntura por la que atraviesa la institución investigadora es el resultado de “una deficiente financiación en los últimos años por los correspondientes ministerios [responsables de la entidad]”. Todo ello, junto a las medidas recientemente tomadas, les aboca a “a la paralización de la actividad del CSIC en semanas".

“La situación actual es insostenible”, destacan los directores de institutos del CSIC en la misiva. Por ello, apelan a Carmen Vela a que sus recientes declaraciones –el jueves señaló que el CSIC tendrá lo que necesite y que se resolverá su financiación- “han de plasmarse en transferencias económicas urgentes”. Además, emplazan a la Secretaria de Estado de Investigación a que transmita el escrito a “todas las autoridades competentes en investigación: el ministerio de Economía y Competitividad, y el de Hacienda, así como al presidente del Gobierno”.

No son los único que intentan presionar para que el Consejo salga de su situación. Otro grupo de seis directores y 300 investigadores, con las primeras firmas de Gloria Fernández-Mayoralas, directora del Instituto de Economía, Geografía y Demografía y  Consuelo Naranjo Orovio, directora del Instituto de Historia, también ha enviado a los medios una carta "en defensa del CSIC".

Afirman que, como consecuencia de las medidas tomadas por el presidente, Emilio Lora-Tamayo, para hacer frente a la falta de financiación, se ha conseguido una "casi total paralización de la investigación en los próximos meses". También que se ha producido una "desincentivación de los investigadores que generan de manera regular recursos para el CSIC". "Esto hará que el CSIC deje de ser un polo de atracción de talento, e incluso corre el riesgo de perder el que ya tiene, puesto que muchos investigadores se han planteado renunciar a proyectos en curso, y no solicitar nuevos o hacerlo a través de otras instituciones".

Además, dice que el CSIC se enfrenta a una "pérdida de credibilidad de cara a las entidades, públicas y privadas, nacionales e internacionales, que aportan dinero a la Institución a través de proyectos, convenios o contratos a cambio de resultados de investigación". 

Más información