El CSIC ha perdido el 10% de su personal en año y medio

Hasta 2010 su plantilla iba en aumento a pesar de los recortes presupuestarios

El Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC ha perdido 26 plazas. / Uly Martín

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha perdido un 10,4% de personal (excluidos becarios) entre noviembre de 2011 y junio de 2013, según la respuesta parlamentaria que el Gobierno ha remitido al diputado del PSOE Miguel Ángel Heredia. Este afirma que pidió los datos para ver cómo había caído en Andalucía (lo ha hecho en 257 personas), pero se encontró con que el descenso era en todas partes. En números absolutos la plantilla ha pasado de 12.928 personas a 11.582. El número de becarios, por su parte, descendió de 618 a 435 (un 29,6%), lo que es una buena muestra del efecto de los recortes: se reduce la labor formadora, lo que hipoteca el futuro de la investigación. Aquí hay otro factor: los becarios ahora tienen que ser contratados, con su Seguridad Social y su IRPF, lo que encarece estos empleos, indican fuentes de la Secretaría de Estado de Innovación.

Entre las dos categorías profesionales, laborales y funcionarios, la disminución es muy desigual. Los funcionarios —más protegidos legalmente, y también, por regla general, los de mayor edad— han caído un 1,4%, mientras que entre los laborales lo ha hecho un 17,9%, lo que es otra muestra de la pérdida del personal más joven.

Los datos facilitados por el Gobierno están desglosados en centros, institutos y unidades administrativas. En total, en junio de este año quedaban 139. Por el camino han desaparecido la Reserva Biológica de Doñana en Huelva, el Instituto Pirenaico de Ecología de Huesca, el instituto de Física Aplicada y el de Geología Económica, ambos en Madrid.

De los 143 centros de coste que había en 2011, solo 40 mantienen o han aumentado la plantilla, siempre según los datos oficiales. Entre ellos destaca el centro de Química y Materiales de Aragón (22 trabajadores ahora, el doble que hace año y medio), el Instituto de Síntesis Química y Catálisis Homogénea de Zaragoza (40 trabajadores, un 82% más) y el Instituto de Ciencias del Patrimonio de A Coruña (38 empleados, el 322% más que en 2011).

Entre los que más han perdido están el instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (el 39,4% menos), el Instituto de Biología y Genética Molecular de Valladolid (43,6%) y el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid (el 51,3%).

Los datos pedidos por el diputado del PSOE se refieren a lo que ha sucedido desde que el PP llegó al poder, pero de las memorias del organismo se puede ver cuándo empezó el declive. En 2008, el Consejo tenía 12.317 trabajadores, de los que 2.798 eran investigadores en formación (los becarios). En 2009, 13.538 (1.435 en formación), y en 2010 se llegó a 14.144 (3.116 en formación). De alguna manera, como indicó en su última comparecencia ante la prensa el presidente del Consejo, Emilio Lora-Tamayo, se siguió una política expansionista pese a que el gran recorte de los fondos estatales fue entre 2009 y 2010, cuando se pasó de 571 a 442 millones. Eso también se debe a que el Consejo asumió en ese tiempo programas de personal como los JAE (Junta de Ampliación de Estudios) y los contratos Ramón y Cajal que estaban en marcha desde antes. El equipo directivo actual puso en marcha nada más llegar un programa de recorte de gastos que incluye cerrar centros en verano y limitar la calefacción y el aire acondicionado, por ejemplo, pero que no ha sido suficiente. Según sus propios datos, entre 2011 y 2013 los gastos cayeron en 104 millones, y los ingresos en 130 millones.

La descapitalización, sin embargo, no ha hecho más que empezar. La tasa de reposición del 10% para los empleados públicos decretada por el Gobierno implica que por cada 10 trabajadores —investigadores incluidos— que se jubilen o causen baja solo se podrá contratar a uno. Esto ha supuesto, según Lora-Tamayo, que en el último año solo se hayan incorporado cinco investigadores.

El recorte en las convocatorias Ramón y Cajal y Juan de la Cierva también va en contra de la posibilidad de mantener el potencial humano. La correspondiente a 2012 se acaba de anunciar, lo que implica que los investigadores (175, 75 menos que el año anterior y muy por debajo de los más de 400 de media de las convocatorias previas) no empezarán a trabajar hasta 2014.

Por último, la situación económica del propio CSIC, pendiente de un rescate por parte del Gobierno de 75 millones, solo añade malas noticias a los malos datos.

Gigante en cifras

Máxima expansión. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) contaba en 2010 con 14.144 trabajadores, según la memoria correspondiente a ese año. De ellos, 4.382 eran doctores científicos, 3.116 investigadores en formación y 96 realizaban cursos de posgrado y especialización.

Personal. Aproximadamente la mitad de los trabajadores son investigadores. También cumple plenamente los requisitos de paridad en la plantilla: 51% mujeres y 49% hombres.

Declive. Los datos ofrecidos al diputado por Málaga Miguel Ángel Heredia (PSOE), indican que ya en noviembre de 2011, cuando llegó el PP al Gobierno, la plantilla había disminuido: eran 13.546 personas.

Déficit. El Consejo está en números rojos desde 2009. Primero cayeron los ingresos aportados por el Ministerio de Economía, y luego, en 2010, ya se resintieron los fondos propios (fundaciones, proyectos europeos).

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Responsable de Sanidad y LGTB

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana