Muere el sacerdote Miguel Pajares, el primer fallecido por ébola en Europa

El cuerpo del religioso ha sido incinerado sin que se le practicase la autopsia

El coche fúnebre con el cuerpo del sacerdote Miguel Pajares. luis sevillano | vídeo: atlas

El sacerdote Miguel Pajares, de 75 años, repatriado el 7 de agosto desde Liberia para ser tratado en el hospital Carlos III de Madrid del ébola que padecía, murió este martes a las 9.28 a causa del virus, del que se contagió mientras trabajaba en un hospital de Monrovia. Su cuerpo fue incinerado en el tanatorio de Collado Villalba (Madrid) mientras en su pueblo de origen, el pequeño municipio de 500 habitantes de La Iglesuela (Toledo), se decretaban tres días de luto por su fallecimiento.

El cadáver de la primera persona que muere en Europa por ébola tras el brote desatado el pasado marzo fue sellado e incinerado pocas horas después del fallecimiento. No se le realizó autopsia porque los protocolos de bioseguridad lo prohíben para evitar el riesgo de contagio. A las dos de la tarde, un coche fúnebre abandonó el hospital, que el miércoles había sido vaciado de pacientes para acoger al religioso y a la hermana Juliana Bonoha Bohé.

La misionera, de nacionalidad española, había sido repatriada con el sacerdote desde Monrovia (Liberia) y dio negativo en la prueba que le hizo el centro al llegar. No obstante, sigue en observación y aislada a la espera de nuevos controles.

Pajares presentaba un pronóstico "estable", según señalaron durante los últimos días sus familiares, que prohibieron que se facilitaran datos de su parte médico. Según fuentes sindicales del Carlos III, el religioso permaneció "consciente" y sin ser intubado, pero su estado empeoró en la madrugada de este martes y sufrió una parada respiratoria. Falleció debido a "complicaciones derivadas de la enfermedad por el virus del ébola", según un portavoz del hospital.

Pajares permaneció cinco días en la planta sexta del centro hospitalario, que este martes retomó las consultas. Los pacientes debían pasar por dos controles, uno en el área de aparcamiento y otro, en la puerta de ingreso. Allí se comprobaba si estaban en la lista de citas del día. Una vez verificada la información, ingresaban escoltados al edificio.

Estos días han arreciado las críticas del personal sanitario y las centrales por el "desmantelamiento" del Carlos III, que había dejado de ser el centro de referencia de enfermedades tropicales e infecciosas, tras los cambios anunciados por la Comunidad de Madrid a finales de 2012.

Un equipo de cuatro médicos de la unidad de patología tropical, con el apoyo de cuidados intensivos y ocho enfermeras y auxiliares, además del personal de limpieza, atendieron a Pajares en tres turnos diarios. Todos acudían a la habitación sellada con monos de seguridad, máscaras y guantes, y apuntaban la hora de entrada y salida a su habitación. Una de las personas que lo atendió aseguró este martes que "todo el operativo ha estado controlado desde el principio, a pesar de las dificultades del entorno, de la rapidez y de que ha habido que adaptarse a unas circunstancias totalmente novedosas".

Pajares llevaba días recibiendo el Zmapp, el fármaco experimental que se está usando también en Estados Unidos con los dos pacientes repatriados desde África, el médico Kent Brantly y la cooperante Nancy Writebol. En los últimos días han muerto en Monrovia dos compañeros de Pajares, George Combey y Chantal Pascaline, que trabajaban con él en un hospital de Monrovia que ha sido cerrado. La orden está pendiente de la salud de la hermana Paciencia Melgar, también contagiada por el virus.

El fallecimiento de Pajares todavía no figura en el último recuento de la Organización Mundial de la Salud: 1.848 casos de ébola y 1.013 fallecidos en Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria, un aumento de 69 diagnósticos y 52 muertos en cuatro días.

Más información