Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación sube 205 millones, pero sigue siendo un 30% menos que en 2010

La partida de becas generales crece 250 millones (21,5%) y las Erasmus pierden un 16%

El programa de cobertura de libros de texto se reduce prácticamente a la nada

El presupuesto destinado a la Educación por el Gobierno central tendrá en 2014 un pequeño respiro después de tres años de bajadas. Serán 2.150 millones de euros, 205 millones más (un 10%) que en 2013, pero aún muy lejos (un 30% menos) del dinero que destinaba en 2010: 3.092 millones. Una subida de 250 millones en las becas generales es la principal razón de esa mejora presupuestaria. Las becas de movilidad y las ayudas para libros de texto (que han pasado en tres años de contra con 98 millones a 1,4 millones) son, en el otro lado de la balanza, las grandes damnificadas del próximo año.  

Las comunidades también han hecho profundos recortes en educación desde 2010 (más de 5.300 millones a sumar a los del Gobierno central), pero ese 30% en cuatro años está por encima de la media: 12%. La parte del ministerio supone en torno al 5%-6% del gasto total en escuelas y universidades (casi todo lo hacen las comunidades) y sobre todo se destina a las becas y ayudas al estudio, que suponen dos tercios del dinero que gestiona el departamento en un contexto de competencias transferidas.

Así, la subida de este año se debe principalmente al crecimiento de la partida de becas: un 20,5% más que en 2013 hasta llegar a los 1.446 millones de euros, 246 millones más que en 2013. El crecimiento de las becas y ayudas generales (las destinadas a asegurar la igualdad de oportunidades a las familias con menos recursos y contando la exención del pago de las matrículas) es del 21,5%, 250 millones más hasta llegar 1.411 millones.

La parte de esas becas generales que supone dinero para los alumnos sube 11,3%, es decir, 107 millones, hasta los 1.060 millones. Un dinero que este año es un presupuesto cerrado; antes, al ser la ayuda un derecho de todo el que cumpliera los requisitos, el Gobierno estaba obligado a ampliar el crédito si la partida original no era suficiente para llegar a todos, algo que ocurría casi cada año. Por ejemplo, en 2010 se presupuestaron 1.294 millones para todas las ayudas y el gasto final fue de 1.402 millones. Ahora, se ha reducido el monto de la beca a la que tienen derecho los alumnos; se ha dejado en 1.500 euros cuando antes eran entre 2.000 y 3.500. Y se ha establecido que, una vez entregada esa cuantía disminuida (de ayudas compensatorias y de movilidad) y el dinero para cubrir el precio de las matrículas, se repartirá el presupuesto que quede entre todos los beneficiarios en función de la renta y las notas. Así, el dinero que pone en los presupuestos es más que el año anterior y que en 2011, pero no hay más.

La puntilla al programa de libros de texto

Las ayudas para libros de texto, sin embargo, sufren el último gran recorte que da prácticamente la puntilla al programa de cobertura de manuales escolares, que ha pasado de contar con un presupuesto de 98 millones de euros en 2011 a 20 millones en 2013 y a 1,4 millones en 2014, es decir, una bajada interanual del 92% para completar un descenso del 2011 del 98,5%. Si el curso pasado los beneficiarios de la ayuda del ministerio para libros pasaron de más de 970.000 a unos 390.000, con este recorte es previsible que en los próximos años se queden en apenas unos pocos miles en toda España. Las asociaciones de padres se han quejado amargamente de este descenso que deja a muchas familias sin un apoyo que les es más necesario que nunca.  

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, destacó ayer la puesta en marcha de una plataforma de contenidos digitales que ahorraría hasta un 75% del coste de los libros. Una iniciativa de la que el ministerio habló tras el recorte presupuestario del año pasado y que vuelve a mencionar ahora; estará lista, dijo Wert, en marzo, informa Elisa Silió.

La desaparición de las becas Séneca (en 2013 tuvieron 6,4 millones) han hecho que la aportación del ministerio a las Erasmus —para que estudiantes universitarios estudien en otros países europeos— suban 2,8 millones en 2014, amortiguando una caída acumulada desde 2011 del 75%; ahora es del 71%. La beca Séneca, nacida hace 13 años, era un programa de movilidad similar al Erasmus europeo, pero dentro de España. Se trataba de una convocatoria competitiva, es decir, que se reparte entre los alumnos con mejores expedientes (no cuenta la renta) que la solicitan a través del Sistema de Intercambio entre Centros Universitarios Españoles (SICUE).

Las ayudas al aprendizaje de lenguas extranjeras, que ya habían bajado un 72% un año antes, se quedan en 2014 igual que en 2013 (10 millones). Lo mismo ocurre con las becas de carácter especial a universitarios (4,9 millones) y a no universitarios (1,82 millones).

En el resto de partidas, suben con respecto a 2013 las enseñanzas artísticas (2,3%, 123.000 euros), la formación permanente del profesorado (14%, 487.00 euros) y, ligerísimamente, la educación compensatoria (destinada a programas de refuerzo y apoyo para alumnos con dificultades para asegurar la igualdad de oportunidades): 400.000 euros más. Sin embargo, todas estas partidas están muy por debajo del nivel de 2010: un 48%, un 20% y un 13%, respectivamente. En el caso de la compensatoria, los 53,6 millones actuales son un 68% menos que en 2012. En el camino se han eliminado programas como el PROA de apoyo y refuerzo para alumnos de entornos desfavorecidos. En general, han desaparecido o han quedado reducidos a lo anecdótico buena parte de los programas que el ministerio cofinanciaba hasta 2011 con las comunidades autónomas y que buscaban dar una punta de calidad al sistema, como el plan de extensión de guarderías públicas, contra el abandono escolar o de digitalización del sistema educativo. En la formación permanente, la bajada es del 92% con respecto a 2011.

La partida destinada a la ESO, la FP y las escuelas de idiomas baja por tercer año consecutivo. Lo hace en siete millones de euros (-69%) y acumula una reducción de 146 millones (-59%) desde 2011. También se ha visto reducida la partida que engloba, entre otras, la educación especial: algo más de un 67% de descenso.